2008/09/22

> Berria: Trans > EL PNV PIDE SUPRIMIR LA HORMONACION OBLIGATORIA PARA PODER CAMBIAR DE NOMBRE EN CASO DE TRANSEXUALIDAD

  • El PNV pide suprimir la hormonación obligatoria durante dos años para poder cambiar de nombre en caso de transexualidad
  • Servimedia, 2008-09-22

EL PNV ha presentado una proposición no de ley en el Congreso de los Diputados para suprimir el plazo de dos años de hormonación obligatoria antes de que un transexual pueda solicitar el cambio de nombre en el Registro Civil.


Así, el Grupo Vasco insta al Gobierno a modificar la Ley 3/2007 de 15 de Marzo (que regula la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas) para que se elimine el requisito obligatorio actualmente de que los transexuales deban "pasar al menos dos años hormonándose para acceder al cambio de nombre".


El Grupo Vasco considera que "es un contrasentido esta obligación porque el cambio de nombre debe pivotar sobre la idea de "sexo psicosocial" de la persona transexual y no entorno al "sexo físico". Esta proposición será defendida en el Pleno del próximo martes por el diputado Emilio Olabarría.


El PNV entiende que tendría que bastar el diagnóstico de Disforia de Género emitido por el psiquiatra pertinente para acceder al cambio de nombre registral, por adecuarse el mismo más a la idea de que lo primordial es el sexo psicosocial de la persona transexual.


El sexo psicosocial es el que dota a la persona transexual del convencimiento de pertenencia al género que cree tener. "El proceso transexualizador (hormonal y genital) no es el que convence a la persona del género que tiene. Precisamente si la persona transexual se somete a una hormonación o cirugía genital es porque ya está más que convencida de lo que es", sostiene el partido nacionalista.


Esta medida podría afectar especialmente a los transexuales más jóvenes, que si son menores de edad no pueden comenzar a hormonarse, pero que cuando acceden a esta mayoría de edad ya saben ciertamente el sexo al que pertenecen, y viven, visten y se comportan como tal.


Por ello, el PNV entiende que la legislación actual es anacrónica en ese punto y no se ajusta a las necesidades de vida actuales de hombres y mujeres transexuales y que se convierte en un gran obstáculo.