2008/10/26

> Berria: Indarkeria > DONOSTIA: AGREDEN SEXUALMENTE A UNA MUJER EN RIBERAS DE LOIOLA

  • Agredida sexualmente una mujer en el barrio donostiarra de Riberas de Loiola
  • Al parecer, la víctima fue abordada ayer de madrugada en un bloque de viviendas de la avenida de Barcelona. La Ertzaintza mantuvo todo el día acordonado el edificio
  • El Diario Vasco, 2008-10-26 # Arantxa Aldaz · DV · San Sebastián

Una mujer fue ayer agredida sexualmente en el barrio donostiarra de Riberas de Loiola, según confirmó la Ertzaintza, que no aportó más datos al respecto y está investigando los hechos.


El suceso no trascendió hasta bien entrada la mañana, cuando los vecinos empezaron a alarmarse ante la presencia policial, que custodiaba la zona. «¿Qué ha pasado?», preguntaron decenas de ellos a los periodistas apostados tras el cordón de seguridad. Todo fueron rumores. «Creo que han violado a una chica en los garajes», decía una mujer en un comercio cercano.


Al parecer, la víctima fue abordada de madrugada por uno o varios individuos en el interior del portal 16 de la avenida de Barcelona, que permaneció acordonado durante todo el día. Se desconoce si se trataba de una vecina del inmueble.


El Departamento de Interior no confirmó el suceso hasta las siete de la tarde, más de doce horas después de los hechos, una tardanza que molestó a muchos vecinos del inmueble y que disparó las especulaciones. «Nos han dicho que ha sido una desgracia, pero que podemos entrar a casa. No nos dicen nada más y se quedan tan tranquilos. Lo lógico es que nos dijeran algo más, porque lo único que hacen es crear más alarma», añadía una joven pareja, visiblemente preocupada por lo ocurrido.


El Departamento de Interior sí indicó que no había ninguna víctima mortal, pero no especificó si la víctima había resultado herida por algún arma, según especularon varios residentes que vieron algún rastro de sangre en el interior del edificio. La información fue llegando a cuenta gotas a lo largo de la tarde. Mientras, varios agentes de la Unidad Científica rastreaban el edificio. El acceso a los garajes, común para los cuatro portales que hay en el edificio, permaneció cerrado, al igual que los ascensores, de donde se tomaron huellas en busca de alguna pista que pudiera arrojar algo de luz. También quedó inutilizada la escalera de seguridad del edificio.


Hasta la noche

Una de las primeras en percatarse del suceso fue una vecina que bajó a la segunda planta del párking para coger su coche e ir a trabajar, pasadas las siete de la mañana. Allí se encontró con varios ertzainas que tomaban huellas. «'No toque nada', me ordenaron. Yo me quedé blanca y pensé en que podía haber un aviso de bomba o algo parecido», contaba horas después.


A otro joven que regresaba de madrugada a casa le impidieron la entrada al edificio y se tuvo que ir a dormir a casa de su abuela. «Acabo de volver y tampoco me dicen qué ha pasado. Sólo que ya puedo entrar», relataba a los periodistas.


La Ertzaintza continuó recogiendo pruebas hasta bien entrada la noche. Al cierre de esta edición, el cordón policial seguía impidiendo el acceso a la zona de garajes del portal 16 de la avenida de Barcelona. Los vecinos que regresaban a sus casas se mostraron muy intranquilos.