2008/10/07

> Berria: Transfobia > CASO ROSA PAZOS: ARCHIVADA LA CAUSA DEL HOMICIDIO

  • Archivada la causa por el homicidio de un transexual
  • En la autopsia constaba que la perforación encontrada al cuerpo pudo deberse por una agresión con arma blanca, sin embargo, el caso se ha archivado ya que no se han encontrado signos de lucha ni robo en el domicilio.
  • Diario de Sevilla, 2008-10-07 # EFE · Sevilla

Un juzgado de Sevilla ha archivado la causa abierta por la muerte de una transexual, cuyo cadáver fue encontrado en su vivienda el pasado julio, después de que la Brigada de Homicidios de la Policía atribuyese la perforación que presentaba en el pulmón a un antiguo drenaje pleural y no a una puñalada.


F.J.P., de 47 años, se manifestaba casi a diario frente a la Audiencia de Sevilla contra lo que denominaba "mafia policial" y su cadáver fue encontrado el pasado 11 de julio en su domicilio del barrio de La Barzola por los bomberos, alertados por los vecinos, varios días después de su fallecimiento.


Fuentes judiciales han explicado este lunes a Efe que el juzgado de instrucción 8 de Sevilla ha dictado el sobreseimiento de la causa a la vista del historial hospitalario, donde consta que la fallecida tenía un antiguo drenaje en la pleura que pudo confundirse con una puñalada debido al avanzado estado de descomposición del cuerpo.


Las diligencias fueron abiertas porque el informe de autopsia hizo constar que dicha perforación en el costado era compatible con una posible agresión por arma blanca.


El caso se ha archivado además porque las investigaciones policiales no encontraron signos de lucha ni de robo en el domicilio, han añadido las fuentes.


F.J.P. conservaba su nombre masculino pero vestía de mujer y se identificaba con un nombre femenino, y protagonizaba casi todos los días en la Audiencia de Sevilla una peculiar protesta contra lo que denominaba "mafia policial".


Vestida siempre con la misma falda blanca y con una camiseta con mensajes contrarios a dicha "mafia policial", se paseaba casi todos los días durante varias horas por los soportales exteriores de la Audiencia de Sevilla y los juzgados de lo penal.


A la vez, hablaba continuamente por el auricular de un teléfono fijo tipo "Góndola" cuyo cable llevaba colgando y sin conexión a ninguna red, por el que simulaba estar informando a un supuesto interlocutor de las actividades de dicha "mafia policial".


Este personaje, de considerable altura, llamaba la atención a las personas que acudían ocasionalmente a los juzgados, aunque se había convertido ya en parte habitual del entorno para los funcionarios que salían a la calle a fumar un cigarrillo y para el personal de seguridad de las dependencias judiciales, que la consideraban inofensiva.


La fallecida estaba en proceso de cambio de identidad civil a mujer pero aún no estaba reconocida como tal ni se había operado, han explicado a Efe las citadas fuentes.