2008/11/27

> Berria: Eliza > EL PORTAVOZ DE LOS OBISPOS DICE QUE EL CRICIFIJO ES "SIGNO DE LIBERTAD"

  • El portavoz de los obispos dice que el crucifijo es "signo de libertad"
  • Los prelados reeligen secretario general a Martínez Camino en una reñida votación
  • El País, 2008-11-27 # Juan G. Bedoya · Madrid

"El crucifijo es un signo de garantía de la libertad frente al totalitarismo". Lo dijo ayer el portavoz y secretario general de la Conferencia Epicopal Española (CEE), el jesuita Juan Antonio Martínez Camino, sobre la sentencia que ordena retirar los crucifijos en el colegio Macías Picavea de Valladolid. "Nadie debe temer lo que significa la cruz cuando está presente en la vida pública, porque es un signo de libertad y de distinción entre el Estado y la Iglesia. El que pende de la cruz es el que dijo 'dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios", argumentó Martínez Camino. Minutos antes, había sido reelegido para el cargo. Obtuvo 39 votos de los 77 que se emitieron, frente a 32 votos del sacerdote Eduardo García Parrilla, actual vicesecretario para Asuntos Generales de la CEE.


Los otros candidatos, el obispo de Huesca y Jaca, Jesús Sanz Montes, y el prelado auxiliar de Oviedo, Raúl Berzosa, recibieron dos y tres votos, respectivamente. Se emitió un voto en blanco. Martínez Camino lleva cinco años en el cargo y es uno de los obispos auxiliares del prelado de Madrid y presidente de la CEE, cardenal Antonio María Rouco. Ha sido reelegido para un mandato de otros cinco años.


La apretada votación de ayer constata la división de los obispos entre los partidarios de enfrentarse sin tapujos a las políticas del Gobierno socialista, encabezados por Rouco, y quienes preferirían reacciones más templadas ante las mismas cuestiones, representados por el obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez. Éste fue desbancado por Rouco de la presidencia de la CEE en marzo pasado en otra reñida elección.


Susceptible, quizás, a esa ajustada división de sensibilidades, el reelegido portavoz se expresó ayer con moderación sobre dos polémicas de actualidad: la retirada de crucifijos en la escuela pública y la aplicación de la llamada Ley de la Memoria Histórica. Sobre este último asunto, el portavoz episcopal sostuvo ayer que su iglesia "respeta y apoya que se busque y se honre a todos los seres queridos que libremente quieran ser buscados por sus familiares".