2008/11/26

> Elkarrizketa: Ainhoa Beola > "QUE UN JOVEN CONTROLE EL MOVIL DE UNA CHICA TAMBIEN ES VIOLENCIA"

  • Ainhoa Beola, Concejala delegada de Igualdad
  • «Que un joven controle el móvil de una chica también es violencia»
  • Beola advierte comportamientos preocupantes «a edades muy tempranas»
  • El Diario Vasco, 2008-11-26 # Aingeru Munguía · DV · San Sebastián

Ayer se celebró el Día Mundial contra la Violencia de Género. Toda la corporación donostiarra ha suscrito una declaración que se compromete a adoptar medidas para luchar activamente contra las discriminaciones. La concejala delegada de Igualdad, Ainhoa Beola, incide en que hay comportamientos preocupantes en edades muy tempranas.


-¿En los coloquios organizados con motivo del Día Mundial contra la Violencia de Género creo que han detectado situaciones entre los adolescentes que dan que pensar?
- Tras la obra Kalean uso, etxean otso, donde se da cuenta de una serie de testimonios de mujeres que han sufrido maltrato en diferentes estadios, se desarrolló un debate dirigido a la gente más joven. Observamos que hay una serie de actitudes de control de los chicos que están siendo aceptadas de forma normal e interiorizadas por parte de las chicas. Desde el control sobre la forma de vestir, el control de los mensajes del móvil, el control del tiempo libre, el 'a dónde vas', 'con quién vas'. Este tipo de actitudes, en cuanto que coartan la libertad, son también una forma de violencia que está siendo muy interiorizada por ellas.


-Parecen actitudes más propias de gente adulta que de las nuevas generaciones...

-Se está identificando este tipo de actitudes en edades muy tempranas. Hay chicas jóvenes que tienen una vida afectivo-sexual que practican con libertad y están siendo estigmatizadas y tachadas de 'putas' por su entorno. Eso siempre ha ocurrido, pero hay que denunciar que también ocurre ahora. Si tenemos unos videojuegos que manejan de forma habitual la violencia hacia las mujeres, si en las películas de corte más comercial las mujeres son proclives al maltrato o a ser vejadas, eso va calando. La publicidad cada vez tiene más cuidado con las imágenes, pero ahora veremos en las Navidades los contenidos: a las niñas se les ofrecerá muñecas y cositas para cocinar y limpiar, y a los niños se les propondrán elementos de guerra o de fútbol.


-¿Estos comportamientos de control a qué edades se detectan?

-Si la propia sociedad no marca un equilibrio en los lenguajes, en los espacios, eso poco a poco va calando desde las edades más tempranas. Hay unos valores muy determinados que supuestamente competen a los niños y otros que supuestamente competen a las niñas. A la niña se le marca más que debe ser formal, comedida, que tiene que atender a su entorno desde la afectividad, y a los niños que pueden andar más sueltos. Eso va trazando una línea. En un recreo, los niños se apoderan del patio y las niñas son las que están físicamente en un segundo plano jugando a otra cosa. Obviamente, se han dado pasos y hoy vemos a muchos niños y niñas jugando juntos, pero no siempre. En la adolescencia ya aparecen relaciones afectivas de celos, y estamos viendo que entre las mujeres maltratadas y entre los hombres maltratadores cada vez hay gente más joven.


-¿Qué se puede hacer para combatir esta desigualdad a edades tempranas?

-Hay que educar en valores en todos los ámbitos: en el social, en el barrio, en el ámbito educativo, en el familiar, en el institucional, en el laboral. Pensamos definir unas unidades didácticas para empezar a trabajar con los niños de 6-7 años. A esa edad se puede empezar a incidir en las relaciones en el patio de juegos, en el aula, en la forma de dirigirse los unos a los otros. Con la preadolescencia surgen otro tipo de valores, como la pertenencia al grupo, y en la adolescencia se trabaja en las relaciones de pareja e interpersonales.