2008/12/29

> Berria: Eliza > RICARDO BLAZQUEZ DESEA SUPERAR PRONTO LA "DESFIGURACION" DEL MATRIMONIO HOMOSEXUAL

  • Blázquez desea superar pronto la "desfiguración" de las bodas gays
  • El obispo lamenta el "duro golpe" del 'divorcio exprés'
  • El País, 2008-12-29
Casi a la misma hora en que el cardenal Antonio María Rouco se dirigía a los asistentes a la multitudinaria celebración eucarística que había convocado en Madrid, su antecesor al frente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, celebraba la fiesta de la Sagrada Familia en la bilbaína catedral de Santiago. En su homilía, el obispo de Bilbao aprovechó para criticar, sin citarlo, al Gobierno socialista por algunas de sus reformas legales. La Iglesia, resaltó, participa en las dificultades de las familias, "unas padecidas desde su interior y otras infligidas desde el ambiente cultural y desde algunas leyes". Matrimonio homosexual y divorcio centraron sus diatribas.

Blázquez fue explícito sobre todo respecto al primero. "Deseamos vivamente", enfatizó, que "podamos volver pronto en nuestro país a superar la desfiguración sustancial que significa llamar matrimonio a la unión de dos personas del mismo sexo". Antes, había definido "lo que es y debe ser el matrimonio", como fundamento de la familia "normal": "La unión estable por amor de un varón y de una mujer para su mutua complementariedad y para la transmisión de la vida y la educación de los hijos".

Sobre el divorcio, el obispo de Bilbao consideró "muy preocupante" el crecimiento de su número después de la aprobación de la ley "del llamado divorcio exprés", la normativa que facilita y abarata la disolución del vínculo matrimonial y que entró en vigor en julio de 2005. "Dicha ley ha significado un duro golpe a la estabilidad del matrimonio", añadió el prelado.

Blázquez dejó espacio también en su discurso para aludir a la violencia conyugal, de la que dijo que "aunque por desgracia se repitan las noticias, no dejan de producir consternación los asesinatos de esposas por sus esposos, que con frecuencia a continuación se suicidan". Y añadió: "Bienvenidas las leyes y disposiciones razonables, pero en todas estas cuestiones existe un problema moral que sólo con motivaciones altas puede ser resuelto en la misma raíz".