2008/12/21

> Berria: Errepresioa > IRAN: LA POLICIA ASALTA LA SEDE DE UN GRUPO DE DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS

  • La policía iraní asalta la sede de un grupo de defensa de los Derechos Humanos
  • Teherán dice que la organización que lidera la premio Nobel Shirín Ebadí lleva a cabo actividades ilegales
  • El País, 2008-12-21 # Reuters • Teherán
La policía iraní ha asaltado y cerrado este domingo la sede de un grupo de defensa de los Derechos Humanos liderado por la premio Nobel de la Paz Shirín Ebadí (2003).

Fuentes judiciales iraníes han explicado que el centro estaba haciendo las veces de un partido político sin el permiso requerido para ello y sus actividades eran "ilegales". Además, tenía contactos con otras organizaciones de similares características en el extranjero, según medios iraníes. La actuación policial llega poco antes de que dicho centro fuera a albergar la celebración del 60 aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos.

"Volveremos a reunirnos"
La activista y jurista iraní, conocida por haber criticado en numerosas ocasiones la deficitaria situación de los Derechos Humanos en la República Islámica, ha reaccionado al cierre asegurando que dicha actuación no impedirá a sus seguidores seguir trabajando "Volveremos a reunirnos en algún otro lugar y continuaremos defendiendo los derechos de los activistas y de los presos políticos", ha dicho en declaraciones a la agencia AP.

Narges Mohammadi, ex responsable del centro, ha explicado que decenas de policías entraron sin permiso legal en el interior de la sede. "Un policía dijo que no estaba obligado a enseñar ningún permiso porque vestía uniforme", ha denunciado Mohammadi.

Ebadí aprovechó su presencia, el pasado miércoles, en un foro de Naciones Unidas en Génova para condenar a las dictaduras de algunos países musulmanes y ex comunistas, por considerar que abusan sistemáticamente de los Derechos Humanos de sus conciudadanos. Ebadí mantiene que Ejecutivos como el iraní emplean la religión para apuntalar su propio poder.

El Gobierno iraní, por su parte, rechaza de plano las acusaciones sobre violaciones de Derechos Humanos y acusasa a las potencias occidentales de hipocresía y de utilizar con su país un doble rasero.