2008/12/06

> Erreportajea: Historia > AQUEL OTOÑO DE 1978

  • Aquel otoño de 1978
  • Con la aprobación de la Constitución España daba un paso fundamental en la Transición pero los aires de cambio ya habían empezado a transformar el país
  • El País, 2008-12-06 # Mriam Lagoa • Madrid
España finalizaba 1978 aprobando la nueva Constitución y culminando así uno de los pasos decisivos de la transición democrática que había dado comienzo desde la muerte de Franco. Entre tanta solemnidad política y institucional, los ciudadanos españoles experimentaban con la nueva libertad adquirida en el plano social y cultural cuando tocaba a su fin la década de los 70 y se preparaban para entrar en la colorida década que se avecinaba, los 80.

El fin de la censura había impulsado la aparición de nuevas publicaciones y el mundo del cine y la música se abría tras casi cuarenta años de férreo control. Estba en pleno auge el destape y empezaban a hacerse más visibles en la calle las modas que llegan desde Europa.

En el cine, las películas musicales seguían estando de moda. Si en 1977 el protagonismo y los récords de taquilla fueron para Fiebre del sábado noche, cuya banda sonora que lideraba también la lista de los discos más vendidos, 1978 fue el año de Grease, que desató toda una fiebre revival y todavía hoy es un referente del cine de esos años. El actor en la cresta de la ola, por supuesto, era John Travolta protagonista de ambas películas.

Los comienzos de la movida comenzaban a asomar en España y en 1978 comenzó la andadura musical de tres grupos míticos de los 80. Tequila obtenía uno de sus primeros éxitos con Rock en la plaza del pueblo y se formaban Kaka de Luxe con Carlos Berlanga, Alaska o Nacho Canut, y Nacha Pop.

Los niños de aquel año estaban asomándose a la revolución que ocurrió en la televisión infantil en los años 80. En 1978 se estrenaron los Teleñecos y Orzowei y en las series para los padres comenzaron su andadura Vacaciones en el mar, Yo, Claudio o Cañas y barro. En Estados Unidos comenzaba uno de los culebrones esenciales de los 80, la cadena CBS estrenaba Dallas.

En el mundo deportivo como cualquier año de Mundial, el campeonato de fútbol celebrado en Argentina fue el gran acontecimiento deportivo de 1978. El país anfitrión ganó el primer de los dos mundiales que posee y la selección española tuvo una pobre actuación al quedar eliminada en primera ronda. España se preparaba ya tomar el relevo del próximo Mundial y una de las cuestiones candentes de 1978 era la elección de mascota, Lolo quedaba descartado pero Naranjito aún no aparecía por ningún lado.

Aparte del fútbol, en otras competiciones internacionales a España tampoco le fue demasiado bien en 1978. Eurovisión seguía, y sigue, resistiéndosele a los representantes españoles. Ese año nuestro país tuvo como representante a José Vélez que con la canción Bailemos un vals quedó en novena posición. Ganó Israel con la canción A-ba-ni-bi, representativa de una época en las que las canciones de Eurovisión todavía eran capaces de convertirse en éxitos después del concurso.

Aquel diciembre del 1978, los ciudadanos españoles se disponían a ratificar la Constituciones pero las navidades, igual que ahora, eran las grandes protagonistas del mes. Los juguetes estrellas de las cartas a los Reyes Magos eran la Nancy, los Geyper Man y los Juegos Reunidos. En televisión el gran acontecimiento del mes sería el programa de Fin de Año de TVE, la única cadena que todavía había en España.

La democracia echaba a andar y los españoles se preparaban para recibir los cambios que viviría el país tras cuarenta años de dictadura franquista.