2008/12/11

> Komunikatua: FELGTB > CONCENTRACIONES DE PROTESTA POR EL RECHAZO DEL VATICANO A DESPENALIZAR LA HOMOSEXUALIDAD

  • Concentraciones de protesta por el rechazo del Vaticano a despenalizar la homosexualidad
  • La FELGTB reclamará un cambio en Naciones Unidas para que protejan a lesbianas, gays, transexuales y bisexuales
  • FELGTB, 2008-12-11
Sesenta años después de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el colectivo LGTB, de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, sigue sin estar protegido por este texto. Tras la celebración de esta efeméride, el pasado 10 de diciembre, todo han sido buenos deseos, reconocimientos y alabanzas, pero aún hay muchos asuntos pendientes. El próximo sábado, 13 de diciembre, diversas asociaciones de la FELGTB reclamarán cambios y denunciarán la actitud del Vaticano que rechaza que la ONU proteja la vida y la dignidad de las personas LGTB.

La presentación la próxima semana de una declaración que busca algo tan simple como la despenalización de las relaciones homosexuales consentidas entre personas adultas ha vuelto a mostrar, de manera sangrante, la homofobia que albergan algunos Estados, destacando la Jerarquía Vaticana. Benedicto XVI se muestra impasible ante las persecuciones y las ejecuciones a personas simplemente por amar no de forma distinta, sino a la persona distinta. La propia Jerarquía Católica protagoniza una persecución ideológica porque el colectivo LGTB no encaja dentro de sus valores.

La FELGTB reclama que este nuevo giro de tuerca en el historial homófobo del Vaticano no quede en el olvido.

Para Antonio Poveda, presidente de la FLEGTB, es bien fácil de entender, “la propuesta lo que pide es simplemente a los Estados que no nos maten por amar, que no nos encarcelen por enamorarnos o por relacionarnos sexualmente como el resto de las personas adultas, y ante esto el Vaticano se ha posicionado del lado de quienes apoyan la pena de muerte para lesbianas, gays, transexuales y bisexuales”.

“Hay un abismo de diferencia, más bien todo un sentido democrático del abismo de diferencia, entre discriminar por orientación sexual dentro de la Iglesia Católica y apoyar la pena de muerte. Es inadmisible y esperpéntico. Una se pregunta si estos valores también serán impartidos en las escuelas” se pregunta Sylvia Jaén, Secretaria General de la Federación.