2008/04/04

> Iritzia: Lizbeth Torres Trejo > SOY MUJER Y SOY GAY

  • Soy MUJER y soy GAY
  • Durante años la homosexualidad ha acaparado el estudio del género masculino, cambiemos las cosas para que el movimiento lésbico sea reconocido por lo sociedad, demos hoy a conocer que el vocablo gay también aplica para las mujeres.
  • Anodis, 2008-04-04 # Lizbeth Torres Trejo

El movimiento lésbico era hasta hace poco un tema poco referido, parecía como si la homosexualidad femenina no existirá, un tópico más que abarco la atención del estudio enfocado meramente a lo masculino, aunque a diferencia de hace unos años estos estudios se han expandido al campo de la mujer, las activistas han alzado la voz y han sacado del closet su identidad, su sentir y su habilidad académica para exponer diferentes estudios.


En estos mismos estudios, es común escuchar el término gay para referirse a los hombres homosexuales, pero no así a las mujeres, se puede, incluso, considerar incorrecto utilizar la palabra gay para definir a una mujer gay, se cree que una mujer únicamente se puede definir con la palabra lesbiana, esto si bien le va, sino es que es tortillera o lencha.


Sin embargo buscando en un diccionario de inglés se ha detectado que la palabra gay simplemente significa homosexual, por lo cual es adecuado usarlo tanto en hombres como mujeres.


Es a partir de que cada día son más las mujeres activistas que se desprenden de la opresión social, familiar e incluso personal, que cada vez resulta más fácil para las nuevas generaciones salir más pronto y con menor temor del closet.


Aunque sin duda no resulta tan sencillo como suena, tiene una implicación más allá de romper las barreras internas, es el estar consciente de que se tiene que enfrentar a una sociedad que aún le cuesta trabajo concebir lo que está fuera de lo convencional.


El hecho mismo de conseguir la independencia y la realización sin el “respaldo” de un hombre es ya una osadía y un desafío a las normas sociales, lo es aún más atreverse a formar una familia.


El reto de las nuevas generaciones de chicas gays nacidas en los 80 y 90, va más allá de perseguir estereotipos y creer que todas son “Shane”, tenemos que enfrentar una realidad muy distinta al contexto gringo que difunden las series, en México no es fácil ser “Alice” y ser una madre lesbiana aceptada por la sociedad, si se quiere una integración en la sociedad sin censura ni tapujos se debe luchar por ella, y sería simple empezar con cosas tan pequeñas como no autodenominarse abiertamente lesbiana cuando “lo saben mis amigos y en la escuela, pero que no se enteren mis papás”.


Y es muy respetable apropiarse de una serie, ser fan de un personaje, pero el hecho de vestirse como “Shane” no me va a dar un reconocimiento social, ahora si bien, si en los antros de Zona Rosa, gran parte de las chavitas se sienten “Shane”, en dónde queda su identidad, estos esfuerzos por imitar se deberían canalizar a la búsqueda de una identidad propia y de un reconocimiento, comenzando insisto de lo particular a lo general, de una verdadera aceptación y de tener la valentía y tomar el riesgo de mostrarse ante todos como se es, tal vez hay quien no se encuentre satisfecha con su orientación sexual, pero las cosas ya no se pueden cambiar y se tiene que enfrentar la realidad y si en el momento en que llega la aceptación individual, tendrán que entenderlo los padres, el resto de la familia y la sociedad en general, es una visión que se tiene que cambiar, pero el cambio no llega sólo se tiene que cooperar.


Porque al menos yo como lesbiana quisiera hoy caminar por la calle de mano de mi pareja y darle un beso en la boca en el paseo de la reforma, fuera de Zona Rosa, sin que la gente me insulte y se me llame la atención o incluso se me multe por faltas a la moral, quisiera tener la libertad de llegar a mi casa a una reunión familiar y decir ella es “fulana” y es mi pareja, sin que se me tache de indecente y anormal, porque soy mujer, soy gay y hoy quiero invitarte a la reflexión, porque en un esfuerzo conjunto se pueden romper barreras, porque ya no quiero que me llamen lencha, exijo un respeto y la palabra lesbiana no me gusta, es muy larga, simplemente soy gay.

1 comentario:

Alex D dijo...

Me parece muy interezante tu entrada y espero que tod@s comencemos a llamarnos gay suena mejor que lesbiana...te espero en mi blog. bye!!