2008/11/23

> Berria: Eliza > VATICANO: EL EX FUNCIONARIO REMOVIDO POR ESCANDALO HOMOSEXUAL RECLAMA JUSTICIA

  • Reclama justicia ex funcionario vaticano removido por escándalo
  • Notimex, 2008-11-23 # Andrés Beltramo Alvarez · Ciudad del Vaticano

Tommaso Stenico, un ex funcionario del Vaticano removido de su puesto hace más de un año por aparecer en un reportaje de televisión en un presunto encuentro con un joven homosexual, amenazó con demandar a la Curia Romana.


El asunto ha llegado a los tribunales eclesiásticos y civiles; el monseñor cesado en octubre de 2007 ya demostró jurídicamente que el video emitido por el programa “Exit” del canal de televisión italiano La7 fue manipulado y ahora pretende ser resarcido.


Stenico era “capu
ffcio” (jefe de departamento) en la Congregación para el Clero, la sección de la Sede Apostólica dedicada a atender los asuntos de sacerdotes en todo el mundo.


En octubre del año pasado protagonizó un reportaje, aparentemente producto de una cámara oculta, en el cual sostuvo una conversación con un muchacho gay a quien habría solicitado tener una relación, en sus oficinas del Vaticano.


El episodio se convirtió con rapidez en un escándalo mundial, aunque el reportaje original no dio a conocer la identidad de Stenico, que permaneció reservada por unos días hasta la publicación de su nombre en algunos medios de prensa italianos.


A los pocos días, el funcionario fue cesado de su puesto por haber violado varios artículos del reglamento interno de la Curia Romana. Oficialmente no se le acusó de homosexualidad.


Pero el ex oficial del Vaticano, inició un proceso legal civil y eclesiástico; hace pocas semanas logró una primera sentencia a su favor en un tribunal de Roma que dictaminó como “un montaje” el reportaje televisivo.


Según el video, el homosexual lo habría contactado a través de un “chat” pornográfico, pero la verdad, establecida por la sentencia judicial, demostró que la comunicación se llevó a cabo a través de un correo electrónico.


En su mensaje, el muchacho comentó a Stenico que estaba a punto de casarse pero sentía tendencias homosexuales, por lo cual solicitó su ayuda. El religioso desde hace años se dedica a atender este tipo de problemas desde el campo de la psicología.


La magistratura de la capital italiana constató además que el subtitulado de la grabación estaba manipulado y cambiado su sentido. Todas estos señalamientos fueron aceptados por los abogados de la cadena La7.


Pese a ello, el canal no se ha retractado públicamente de su transmisión ni aceptó su culpabilidad en el programa “Exit”, que continúa emitiendo reportajes similares sobre otros asuntos sociales y políticos.


Con esta sentencia, el ex funcionario religioso ingresó un recurso en la Congregación para el Clero (donde trabajaba) para recuperar su puesto, que en primera instancia fue rechazado, así que continuó su reclamo en la oficina laboral vaticana.


Como allí tampoco le dieron la razón apeló al Tribunal de la Signatura Apostólica, una especie de corte suprema del Estado Pontificio, que aún no se pronuncia sobre el tema.


Fuentes de la Curia revelaron a Notimex que existen pocas posibilidades de que Stenico obtenga la razón porque las motivaciones de su cese se relacionan con violaciones específicas al código de conducta de los clérigos.


En el Vaticano está prohibido llevar a personas extrañas a las oficinas en situaciones sospechosas, sin informar a los superiores y, aún más, en circunstancias comprometedoras como las mencionadas.


El eclesiástico acusado se ha defendido sosteniendo públicamente que todo se trató de una “investigación de campo” sobre el fenómeno de la homosexualidad en el clero católico y que lo realizó en su calidad de psicólogo.


“No informó a sus superiores, violó gravemente el reglamento y creó un grave daño a la Santa Sede. Además no es la primera ocasión en que se presta a situaciones del tipo”, replicaron las fuentes.


Al parecer, si Stenico no logra satisfacción de los jueces vaticanos está determinado a seguir adelante, llamando a sus superiores a responder en sede civil y penal ante el Estado Italiano.


Sería la primera vez en la historia que un monseñor de la Curia demanda por difamación a otro; mientras la estrategia legal del sacerdote continúa con procesos contra periodistas y medios que publicaron su nombre.


Sin embargo, en la Sede Apostólica tampoco permanecen sólo como privilegiados testigos, autoridades eclesiásticas dicen poder demostrar que la “cámara oculta” no era tal y que, en realidad, el religioso se prestó abiertamente a un juego mediático perverso.