2008/08/29

> Berria: Osasuna > OMS: LA SALUD NO ES SOLO CUESTION DE GENETICA

  • La salud no es sólo cuestión de genética
  • La OMS alerta sobre la importancia de los factores sociales y económicos
  • El País, 2008-08-29 # Antía Castedo · Madrid

"La combinación nefasta de pobres políticas sociales y circunstancias económicas injustas está matando a la gente a gran escala". Esta frase lapidaria es de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que durante tres años se ha dedicado a estudiar las desigualdades en salud en el mundo. Y ahora lanza la voz de alarma. Primero, sobre lo más sabido, las diferencias entre países ricos y pobres. Por ejemplo, que una niña que nazca en Lesoto tendrá una esperanza de vida de 42 años menos que una japonesa. Pero también sobre las consecuencias de las desigualdades en el primer mundo. Un niño de Calton, un suburbio de Glasgow, tendrá una esperanza de vida de 54 años. Otro criado a pocos kilómetros de distancia, en el barrio rico de Lenzie, de 82. No se debe a factores genéticos, sino sociales.


La OMS afirma que "la gran mayoría de la población del planeta tiene peor salud de lo que permite la biología". Las desigualdades -aquellas diferencias que son "injustas y evitables"-, no se dan sólo entre países, sino también en el interior de los mismos: a medida que las personas descienden en la escala social, peor es su salud.


En España, la mayor diferencia en esperanza de vida entre municipios alcanzó los 13 años en el año 2000. "Las clases sociales más pobres tienen menos recursos para alimentarse adecuadamente, unas condiciones de empleo de más riesgo, carecen de una vivienda adecuada, fuman y beben con mayor frecuencia, tienen peor acceso a los servicios sanitarios o éstos son de peor calidad. Todo ello daña su biología, genera enfermedad y aumenta el riesgo de morir", explica Joan Benach, profesor de Salud Pública en la Universidad Pompeu Fabra y uno de los autores del estudio.


En Estados Unidos, si los afroamericanos y los blancos tuviesen las mismas condiciones de vida, se podrían haber evitado más de 880.000 muertes entre 1991 y 2000. Para hacerse una idea de lo que esto significa, los autores del estudio aportan un dato: durante el mismo período de tiempo, los avances médicos en ese país sólo han conseguido evitar 176.000 muertes.


"Confiamos demasiado en las intervenciones médicas para aumentar la esperanza de vida", señala Michael Marmot, el director del proyecto de la OMS. "Cuando se piensa en salud, se hace sólo desde el punto de vista de la atención sanitaria, pero es importante distinguir entre las razones por las que la gente enferma y qué pasa cuando enferman. Tenemos que prestar más atención a las condiciones que provocan las enfermedades", recalca. La OMS insta a los gobiernos a adoptar medidas encaminadas a mejorar la vida de los ciudadanos y plantea el objetivo de lograr la equidad en salud "en el lapso de una generación". "Pero si continuamos como hasta ahora, no tenemos ninguna posibilidad de lograrlo", advierte.