2008/10/31

> Berria: Trabajo > C. VALENCIANA: DESPIDEN A UN GAY LA VISPERA DE SU BODA

  • Despiden a un gay la víspera de su boda
  • El homosexual denuncia trato discriminatorio y reclama 50.000 euros por el trauma
  • Levante – EMV, 2008-10-31 # José Parrilla · Valencia

La orientación sexual sigue siendo un lastre social, profesional y laboral para homosexuales y lesbianas. Cada día podrían anotarse casos que así lo demuestran, aunque siempre puede haber versiones contradictorias que aconsejen un pronunciamiento de los jueces.


En el caso que ahora relatamos el proceso judicial está dando sus primeros pasos. Fue hace apenas dos meses, concretamente el 10 de septiembre, cuando M. A. S. comunicó a la empresa de informática en la que trabajaba que próximamente se iba a casar con su novio y que habrían de gestionar los 15 días de permiso a los que tiene derecho.


No imaginaba que semejante anuncio le supusiera ningún problema, pero la realidad fue otra y justo un día antes de la boda, el 24 de septiembre, recibió la carta de despido. El motivo del mismo era la "disminución del rendimiento en el último trimestre en un porcentaje equivalente al 30% en relación con el resto del departamento en el que presta servicios", algo que él niega categóricamente.


Más bien piensa que el motivo es su homosexualidad y así lo refleja en la demanda interpuesta ante la Magistratura de Trabajo. "El verdadero motivo -dice- no es otro que mi orientación sexual". Había recibido un "trato discriminatorio", añade, por sus "circunstancias personales", como lo demuestra, a su entender, el hecho de que el pasado mes de junio se le hubiera aumentado la categoría y el sueldo en 655 euros mensuales.


Así las cosas, M. A. S. reclama a Magistratura la nulidad del despido y una indemnización de 50.000 euros por los "daños morales y psíquicos" causados, ya que el despido un día antes de la boda le causó un "auténtico trauma". Según dice, la decisión de la empresa ha perjudicado su imagen ante el resto de jefes y trabajadores y le ha provocado un "estado de desazón y tristeza" que le está obligando a recibir tratamiento farmacológico frente a la depresión.


Sorpresa en la empresa
La empresa, por su parte, ha negado motivos de orientación sexual en este despido e insiste en las razones puramente laborales, concretamente una caída de rendimiento que se venía manifestando desde este verano -dice- y por el que "había sido advertido en varias ocasiones".


Una portavoz de la compañía aseguró que desde su contratación hace un año y tres meses, todo el mundo sabía de su orientación sexual y nadie le había puesto ningún problema por ello, de manera que ahora sería "ilógico" tomar una actitud así por el hecho de que se fuera a casar.
La primera ocasión para resolver este conflicto puede ser el acto de conciliación fijado para el próximo día 5 de noviembre. Si no es así habrá que ir a juicio.