2008/10/27

> Berria: Sasizientzia > IDENTIFICADO UN GEN VINCULADO A LA TRANSEXUALIDAD

  • Identificado un gen vinculado a la transexualidad
  • La Razón, 2008-10-27 # M.M. · Madrid

Científicos de Australia aseguran que han identificado un gen capaz de explicar algunos tipos de transexualidad. Durante décadas, ha existido un debate sobre los orígenes de los transexuales, y algunos estudios recientes indican que la historia familiar y genética podría estar relacionada con la identidad de los genes.


El grupo de investigadores australianos señala que la transexualidad podría estar relacionada con un gen receptor de andrógenos (llamado AR) que puede modificar el efecto de la hormona masculina de la testosterona. «Hay un estigma social acerca de que la transexualidad es simplemente una elección de vida; sin embargo, nuestros descubrimientos una base biológica de cómo se desarrolla la identidad del gen», aseguran. Los investigadores reunieron muestras de ADN de 112 personas que pasaron de hombres a mujeres y encontraron que era más probable tener una gran versión del gen AR que de otro grupo de 258 transexuales hombres.


El gen del AR fue encontrado en un 55,4 por ciento de gente en el grupo de los transexuales y en un 47,6 por ciento de los hombres no transexuales, según indicaron los científicos en un artículo publicado en la revista científica «Biological Psychiatry». Las muestras fueron también analizadas para otros dos genes, pero no encontraron diferencias significativas entre ambos grupos.


Los investigadores concluyeron que el gen variante AR podría tener resultados menos efectivos para señalar la testosterona, un mecanismo que desarrolla el cerebro masculino. «Es posible que un decrecimiento de los niveles de testosterona en el cerebro durante el desarrollo temprano pudiera resultar en una incompleta masculinización del cerebro de los transexuales de hombre a mujer, resultando así un cerebro más feminizado y una identidad de genes femeninos», escribieron.


Uno de estos investigadores, Lauren Hare, señaló que «creemos que estas diferencias podrían reducir la acción de la testosterona y disminuir la masculinización durante el desarrollo fetal». Los investigadores, no obstante, recalcaron la necesidad de que se lleven a cabo estudios similares en otras poblaciones para contrastar los resultados.