2008/12/17

> Berria: Trans > NATALIA PARES, JAQUE MATE A LOS PREJUICIOS SOCIALES

  • Jaque mate a los prejuicios sociales
  • Natalia Parés juega en la selección española de ajedrez. Antes se llamaba Josep y se sometió a un cambio de sexo. Lucha por convertirse en maestra internacional.
  • 20 Minutos, 2008-12-17 # Jacobo Alcutén
Después de diez años sin competir y de una operación de cambio de sexo, Natalia Parés ha vuelto a los tableros de ajedrez para convertirse en ‘maestra internacional', un título que ya estuvo a punto de lograr cuando todavía era un hombre y se llamaba Josep.

Ahora forma parte de la selección española femenina y sus 52 años no le suponen ningún obstáculo para hacerle jaque mate a los prejuicios sociales.

«En el mundillo del ajedrez todo el mundo me ha recibido muy bien, sólo escucho algún comentario capullo en el extranjero», explica Natalia a 20minutos.es. La moderna Alemania, donde se disputó la pasada olimpiada femenina, es uno de esos lugares: «A los periódicos de allí les encantaban las bromitas y poner fotos mías de cómo era antes del cambio de sexo».

Legalmente tampoco tuvo problemas para estrenar su feminidad en los tableros: «Cumplía con las normas del COI que obliga a estar dos años tomando hormonas y a pasar por el quirófano. Es un criterio bastante zoquete, pero por lo menos es un criterio. Para el COI debes tener más potencia si tienes pene, porque si no, no lo entiendo».

Natalia, que se ha enfrentado a hombres y mujeres, no cree que ellos sean superiores en el ajedrez: «Técnicamente las mujeres somos iguales. Hay jugadoras como Judit Polgar que ganarían al 99% de los hombres. Eso demuestra que no somos peores o que deberíamos dudar de la masculinidad de ese 99%. El problema es que hay muy pocas mujeres que se dediquen a ésto y por eso somos menos en la élite, pero todo puede cambiar».

La edad pesa más que el sexo
Para Natalia los años sí que pesan más que el sexo en una partida de ajedrez: «Puedes estar hasta cinco horas seguidas jugando y acabas destrozada de romperte el coco tanto tiempo seguido. Se puede llegar a perder kilos en una partida y los jóvenes tienen más resistencia. También hay que tomar decisiones muy rápido y con los años se pierde un poco de agilidad mental».

Para recuperarla hay que entrenarse duro: «Ahora juego peor que hace diez años, pero me voy a poner a régimen y a prepararme físicamente para recuperar aquel nivel. Espero lograrlo a mitad de año».

Antes del cambio de sexo, Natalia llegó a enfrentarse al mismísimo Gari Kasparov en dos ocasiones: «Me ganó las dos veces, pero ya he visto publicado eso del transexual que ganó a Kasparov porque vende más. Sé que hasta él mismo estaba molesto y pedía revancha». Pero eso es pasado y ahora el próximo objetivo de Natalia es el Campeonato de Cataluña, el 27 de diciembre.