2008/12/01

> Elkarrizketa: Pedro Zerolo > "LA CONDENA SOBRE EL CONDON DE LA IGLESIA Y LOS CONSERVADORES NO CONTRIBUYE A ERRADICAR EL SIDA"

  • Zerolo: "La condena sobre el condón de la Iglesia y los conservadores no contribuye a erradicar el SIDA"
  • Periodista Digital, 2008-12-01 # Jéssica Nieto

Primero de diciembre; el Día Mundial en la lucha contra el SIDA cumple 20 años. De las 150.000 personas que padecen esta enfermedad en España, el 30% no lo sabe. Pedro Zerolo, miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE, analiza para PD la situación de esta grave enfermedad. Hace un llamamiento a las administraciones de todos los países en la lucha contra este lacra. Además, Zerolo hace un llamamiento a "los grupos religiosos" y a los "convervadores".


¿Estamos perdiendo la batalla contra el SIDA?

La batalla contra el SIDA hay que ganarla, el lema de este año es “Actúa. Detén el SIDA. Unidos podemos”. Es necesaria una actuación desde todas las administraciones, tanto la central, autonómica y local y por supuesto, desde las administraciones del resto de los países, porque hay que tener en cuenta que estamos hablando de una pandemia mundial, que se deben poner en el camino para erradicar esta pandemia.


Los datos en España parece que están empezando a ser menos negativos, ¿se ha concienciado ya la sociedad de la gravedad de esta enfermedad?

Creo que hemos avanzado muchísimo, pero todavía faltan muchas cosas por conseguir, por eso este año se ha hecho un llamamiento para evitar la discriminación que todavía produce esta enfermedad en las personas seropositivas. Hay que luchar contra el estigma que todavía produce el VIH-SIDA en la sociedad. Para ello, es necesario luchar contra la discriminación, que contribuye a la extensión del VIH, porque el machismo, el racismo, la homofobia y la transfobia, procuran la extensión del SIDA, porque invisibilizan determinadas realidades, ya que hace que las personas que lo sufren no puedan acceder a los bienes, servicios y tratamientos para luchar contra esta enfermedad. Por ello, una de las medidas para erradicar esta pandemia es luchar contra la discriminación y desde las administraciones evitar este estigma.


¿Está haciendo el Gobierno una política sanitaria específica en relación a este tema?

El Gobierno de España claro que está haciendo una política específica para la prevención y erradicación del VIH. Es una apuesta valiente sobre una memoria económica que se ha ido incrementando cada año y una cooperación internacional española para la prevención del VIH.
Si a eso añadimos el papel importantísimo que jugó España en la última Conferencia Mundial sobre el SIDA celebrada en México, podemos decir que somos un país referente en el mundo entero en la lucha contra el VIH-SIDA. Además, el Gobierno de España es de los primeros países del mundo en dar cobertura sanitaria estatal pública a las personas que parecen la lipodistrofia o lipoatrofia facial, para que puedan paliar la presencia del estigma de la enfermedad de cara a la sociedad.


¿Es cierto el tópico de que hay más incidencia de esta enfermedad en el mundo gay que en el heterosexual?

Hay quien se empeña en inventar tópicos sobre cómo se inició esta pandemia con un claro interés político. En un día como hoy, hay que recordar que esta pandemia, que afecta a 33 millones de personas en el mundo entero, fue utilizada políticamente por los grupos ultra-conservadores y grupos religiosos en EE.UU. en los años 80. Hay que tener claro que esta es una enfermedad que nos afecta a todos, independientemente de cualquier circunstancia personal o social.


¿Cómo valora la postura de la Iglesia sobre la utilización de los preservativos?

Es necesario hacer un llamamiento a los grupos políticos conservadores y ultra-conservadores y a las jerarquías de determinados grupos religiosos, entre ellos la Iglesia Católica, para que dejen de condenar el uso del preservativo, ya que está científicamente probado que es uno de los métodos más eficaces para combatir el VIH-SIDA. Desde luego, su condena sobre el preservativo no contribuye en nada a erradicar el esta grave enfermedad.