2008/10/24

> Berria: Lesbofobia > MALASIA: PROHIBEN COMPORTAMIENTO MASCULINO EN NIÑAS

  • Prohíben en Malasia comportamiento masculino en niñas
  • Emite órgano islámico de aquel país un edicto contra la masculinización en mujeres, pues supuestamente violan preceptos religiosos
  • El Universal, 2008-10-24
El órgano islámico supremo de Malasia emitió un edicto que prohíbe el comportamiento masculino en las niñas. En aquel país de mayoría musulmana, se señaló que las niñas que actúan como muchachos violan los principios del Islam, anunció un funcionario el viernes.

Harussani Idris Zakaria, clérigo de Perak, señaló que un creciente número de niñas malayas tienen un comportamiento masculino y que algunas de ellas se han dedicado a la homosexualidad.

La homosexualidad no es abiertamente prohibida en Malasia, pero sí lo es bajo una ley que prohíbe los actos sexuales ''contra natura''.

El Consejo Nacional Fatua prohibió el jueves que las niñas se vistan como niños, informó Harussani, quien asistió a la reunión en el norte de Malasia.

Harussani indicó que la decisión del consejo no era obligatoria legalmente, porque no ha sido aprobada como legislación, pero que se deberían impedir dichas acciones porque son inmorales.
''No importa si es una ley o no. Cuando algo es malo, es malo. Es un pecado'', destacó Harussani a The Associated Press. ''El comportamiento ahombrado está prohibido en el Islam''.

Según el edicto, se les prohibe a las niñas a tener el cabello corto deportivo y a vestirse, caminar y actuar como los muchachos, dijo Harussani. Los muchachos tampoco deben actuar como niñas, agregó.

Los medios de Malasia han informado sobre recientes incidentes de intimidación entre las niñas en las escuelas, los cuales han sido filmados y han circulado en el internet. En un corto, algunas niñas golpeaban a otra en un baño.

Una famosa actriz musulmana de Malasia horrorizó a la comunidad el año pasado cuando se afeitó la cabeza para actuar en una película.

Harussani y otros clérigos instaron a los musulmanes a no ver la película, alegando que la actriz había violado el Islam al hacerse ver como un hombre.