2008/10/21

> Berria: Osasuna > TIENES UN E-MAIL... Y PUEDE QUE TAMBIEN SIFILIS

  • Sistema de notificación electrónica
  • Tienes un e-mail... y puede que también sífilis
  • El Mundo, 2008-10-21 # Usabel F. Lantigua · Madrid

La bandeja de entrada del correo indica que ha recibido una postal electrónica. Si no es su cumpleaños, si no es Navidad, si no ha tenido un hijo recientemente ni está celebrando ninguna fecha señalada, el motivo de esta tarjeta puede ser una advertencia para su salud, un mensaje de aquel rollo de una noche (o varias) que ahora confiesa que es posible que le haya transmitido una enfermedad de transmisión sexual (ETS).


Es el nuevo uso que el Departamento de Salud Pública de San Francisco (EEUU) y los Servicios de Información Sexual en Internet (ISIS) han dado a las cada vez más populares 'e-cards'. Gracias a este servicio de notificación electrónica, el primero de esta clase, los individuos pueden recomendar a sus amantes esporádicos que se hagan la prueba de la sífilis, la gonorrea, la clamidia o, incluso, del VIH. Sin necesidad de dar la cara ni de pasar el mal trago por teléfono.


Sólo en EEUU se registran 19 millones de nuevos casos de ETS cada año. Notificar al compañero de aventuras amorosas que ha podido estar expuesto a una de estas infecciones es un paso esencial para prevenir nuevos contagios. Sin embargo, no siempre se hace, bien porque el afectado no se atreve o bien porque no es posible localizar al amante. A través del programa de tarjetas inSpot se pretende facilitar esta tarea, que ponen al alcance de un sólo 'click'.


Un estudio publicado en 'Plos Medicine' muestra la eficacia del servicio, que además ofrece información sobre los distintos tipos de ETS y los centros a los que se puede acudir a realizarse la prueba (de momento sólo de EEUU, Canadá y Rumanía).


Según comentan los artífices de esta iniciativa, alrededor de 750 personas visitan diariamente la web. Desde su lanzamiento en 2004, más de 30.000 ciudadanos han enviado en torno a 49.500 postales electrónicas para comunicar a alguien su posible exposición a una ETS. De todas estas comunicaciones, un 15,4% hacía referencia a la gonorrea, un 14,9% a la sífilis, un 11,6% a la clamidia y el 9,3% al VIH. Las restantes (48,8%) tenían que ver con otras infecciones sexuales.


El servicio inSPOT es muy sencillo. Se divide en dos secciones: 'tell them' (cuéntaselo), donde el usuario elige la tarjeta que quiere enviar, el mensaje que quiere poner y la enfermedad sobre la que desea advertir- y 'Get Checked' (hazte la prueba), que recoge la información sobre las ETS y los locales que pueden ayudar-.


'Nos acostamos. Estuvo muy bien. Me hice la prueba. No salió bien' (en la imagen); 'Lo importante no es con lo que viniste a la fiesta, sino lo que te llevaste' o simplemente un 'Lo siento' son algunas de las frases que se pueden elegir para estas tarjetas cibernéticas.


En una encuesta realizada con 833 hombres de Los Ángeles que mantenían sexo con otros varones, el 73% afirmó que recurriría a este sistema para dar este tipo de noticias. "De algunas parejas, lo único que conservo es una dirección de e-mail. Después de enviar este tipo de postales me queda una sensación rara, de culpa, pero al final siempre obtengo una respuesta positiva que me dice 'gracias por habérmelo contado'", admite uno de los usuarios de inSPOT. Por supuesto, de forma anónima.