2008/11/11

> Berria: Indarkeria > ANDALUCIA: EL ACUSADO DE MATAR AL PARROCO DE CORDOBA DICE QUE SE OFUSCO PORQUE LE OBLIGO A MANTENER RELACIONES

  • El acusado de matar al párroco de Córdoba dice que se ofuscó porque le obligó a mantener relaciones
  • ABC, 2008-11-11 # P. García-Baquero • EFE • Córdoba
El juicio con jurado popular contra Vasile T., de 24 años, acusado de matar a golpes con un radiador al párroco de Villafranca, Tomás Pérez, arrancó ayer en la Audiencia de Córdoba en medio de gran expectación. A la pregunta de la fiscal de por qué mató al cura, el acusado dijo que se «ofuscó» porque don Tomás le había pedido una práctica sexual por la que él no estaba dispuesto a pasar.

Con pocas palabras, y en un discurso entrecortado, Vasile T. aseguró que Tomás le insistió, incluso llegó a cogerle del cuello y pedirle que se arrodillara. Acto seguido, el acusado le amenazó con golpearle con un cenicero, y ante la insistencia del párroco, decidió estamparle un radiador en el cráneo.

El acusado explicó que había llegado a casa del párroco borracho después de tomar varios cubatas con unos amigos.

Al caer la tarde Tomás lo hizo llamar y le dijo que fuera a su casa de Villafranca. Una vez allí, después de cenar, Vasile T. se quedó viendo la televisión hasta que Tomás lo llamó a su dormitorio y le pidió que se desnudara. Fue entonces, ante la negativa de éste, cuando comenzó el forcejeo que acabó con la muerte a golpes del párroco. De ahí salió huyendo en el vehículo del cura, que le prestaba habitualmente, hasta Madrid donde fue detenido en la estación de autobuses.

La Fiscalía pidió al tribunal popular que fuera contundente en su decisión ya que, a su juicio, el acusado es autor de un delito de asesinato. Ésta es la clave en el que se va a basar todo el juicio que se prolongará más de una semana. El Ministerio Público mantuvo que el suceso, ocurrido el 15 de julio de 2007, es un asesinato y no homicidio. La diferencia es que en el asesinato -cuya pena máxima es de 20 años- incurren tanto la «alevosía» -ataque sorpresivo y sin posibilidad de defensa- y el «ensañamiento» -ya que le propinó varios golpes con el radiador en la cabeza-. según la fiscal.

Sin embargo, el abogado de la defensa prevé que durante el juicio «quedarán desmontadas ambas circunstancias». A su juicio, no existe alevosía puesto que una persona que va a matar a alguien no lo hace con un radiador. Y no hubo ensañamiento porque no se quiso prolongar la agonía de la víctima, ya que al primer golpe quedó semiincosciente. La defensa incorporó como prueba el pago de 6.000 euros a la familia del fallecido como responsabilidad civil para reparar el daño.