2008/12/19

> Berria: Despenalizazioa > EL VATICANO ASEGURA QUE LA DESPENALIZACION DE LA HOMOSEXUALIDAD PRETENDE CANCELAR LA DIFERENCIA SEXUAL

  • El Vaticano asegura que la despenalización de la homosexualidad sólo pretende cancelar la diferencia entre sexos
  • El Vaticano cree que la propuesta de Francia presentada en la ONU promueve "una idea equivocada de la paridad"
  • Público, 2008-12-19 # EFE • Ciudad del Vaticano
El Vaticano considera que el documento presentado por Francia a la ONU para la despenalización universal de la homosexualidad va "más allá" de ese objetivo y lo que pretende es "cancelar" la diferencia entre sexos.

Así lo afirma el diario vespertino del Vaticano, L'Osservatore Romano en su edición del 20 de diciembre, comentando la propuesta francesa y la posición expresada en la asamblea por el observador permanente de la Santa Sede en la ONU, el arzobispo Celestino Migliore, a favor de que sean canceladas las penas criminales contra los homosexuales.

Las religiones, según el Vaticano, pueden ver limitados su derechos de transmitir sus propias enseñanzas

Migliore dijo en la sesión de ayer de la ONU que la Santa Sede "aprecia" los esfuerzos para "condenar cualquier forma de violencia" hacia los homosexuales y que "empuja" a los estados a tomar medidas al respecto, pero que el documento "va más allá"...y lo explica el diario vaticano.

Según el vespertino de la Santa Sede, "no se trata de un documento que tiene como objetivo la despenalización de la homosexualidad", ya que de ser así Migliore "no lo habría criticado".

"Este documento, en realidad lo que promueve es la ideología de la identidad de género y de la orientación sexual, categoría que en el derecho internacional no encuentran una clara definición y se intentan aplicarlas a los derechos humanos. Introduciéndolas se niega el anclaje biológico de la diferenciación sexual", se afirma en el diario.

Se impulsa así, se añade, "el falso convencimiento de que la identidad sexual es el producto de elecciones individuales, incuestionables y sobre todo merecedoras en cualquier circunstancias de reconocimiento público".

Los derechos humanos, en riesgo
Según el Vaticano, se promueve "una idea equivocada de la paridad, que pretende definir a hombres y mujeres según una idea abstracta de individuo".

El Vaticano asegura que no se trata de ideas marginales y que lo que se pretende es que la polaridad heterosexual "no sea un elemento fundamental de la sociedad, sino algo que hay que cancelar".

En el texto publicado por el diario, se denuncia que se pretende equiparar las uniones del mismo sexo al matrimonio y el que las parejas homosexuales "puedan adoptar o 'procrear' niños".

En su dura posición contra el documento galo, el Vaticano precisa que la introducción de esas categorías "pone en riesgo" el ejercicio de otros derechos humanos, como la libertad de expresión, la de pensamiento, conciencia y religión.

Las religiones, según el Vaticano, pueden ver limitados su derechos de transmitir sus propias enseñanzas, por ejemplo "cuando consideran que el libre comportamiento homosexual de los fieles no es penal, pero lo consideran moralmente inaceptable".