2008/11/14

> Berria: Eskubideak > SENEGAL: LAS COMUNIDADES HOMOSEXUALES SE UNEN PARA REIVINDICAR SUS DERECHOS

  • Los homosexuales en Senegal se unen para reivindicar sus derechos
  • Afrol News, 2008-11-14
Los comunidad de gays y lesbianas en Senegal se hizo añicos el año pasado, después de que la prensa local publicase fotografías de una boda gay, causando una fuerte reacción policial, de los líderes religiosos y ciudadanos de a pie. Ahora, la comunidad homosexual se une para iniciar la lucha por sus derechos en Senegal.


El año pasado, dos hombres jóvenes sellaron su relación con una boda en la capital de Senegal, Dakar, con fotografías y numerosos invitados. Meses más tarde, muchos de los que asistieron a la boda se enfrentan en una pesadilla después de que el fotógrafo hubiese vendido las fotografías de la boda a un periódico nacional.



Muchas de las fotografías se publicaron, con grandes titulares censurando la homosexualidad. Las fotografías y los comentarios de odio se continuaron publicando durante meses en todo Senegal, dando lugar a un creciente odio y hostilidad entre la mayoría de los líderes religiosos conservadores.



En pocos días, 17 personas cuyas fotos aparecieron en los medios fueron perseguidas, expulsadas de sus hogares, hostigadas, amenazadas y detenidas. Un hombre, Soulyman, saltó desde una ventana de un tercer piso para evitar ser detenido, si bien tras la caída fue capturado y brutalmente interrogado a pesar de tener una pierna rota y otras heridas graves.



Pape Mbaye buscó refugio en la vecina Gambia. Pero eso fue hasta que el presidente de Gambia, Yahya Jammeh, se comprometió a matar a cualquier homosexual que se encontrase en su país y exigió a los propietarios de hoteles no acoger a lesbianas y gays. Con la ayuda de la comunidad internacional, Pape fue capaz de huir a Nueva York.



Qusmane, de 24 años de edad, fue fácilmente identificado en las fotografías. La policía llegó a su casa. Al no encontrarlo, detuvieron a su novio, de nacionalidad francesa, que fue deportado. Qusmane fue rechazado por amigos y vecinos, su madre fue despedidq de su puesto de trabajo, y miembros de su familia fueron atacados en la calle. Qusmane pasó a la clandestinidad, con la esperanza de que la situación se olvidase. Sin embargo, también se vio obligado a abandonar su país.



Si bien los detenidos ya han sido puestos en libertad, "la amplia exposición entre la población y la respuesta de odio atizada por los religiosos conservadores les sigue asolando", denunció el jueves en Dakar la Comisión Internacional de Derechos Humanos de Gays y Lesbianas (IGLHRC). "Ellos nunca recuperarán las vidas que tenían. Las cicatrices y el miedo han afectado a toda la comunidad de gays y lesbianas en Senegal", añadió IGLHRC.



La sede de la organización en Nueva York anunció hoy aumentar su ayuda a la comunidad de gays y lesbianas en Senegal para "unir de nuevo a esta comunidad y que esta tragedia, a su vez, conlleve una acción positiva". IGLHRC intervino ya el año pasado al condenar las detenciones y la violencia, pero ahora espera dejar de ofrecer mera ayuda de emergencia para desarrollar una fuerza en Senegal para la lucha contra la discriminación de las minorías sexuales y el aumento de los derechos jurídicos de este colectivo.



"En Senegal, las leyes y las actitudes sociales no dejan lugar para que lesbianas, gays, bisexuales y transexuales vivan en condiciones aceptables de seguridad", señala IGLHRC a través de una declaración, recordando la necesidad de donaciones para ayudar a intensificar su labor en Senegal y otros países donde las minorías sexuales son objeto de abusos.