2008/11/01

> Berria: Homofobia > EL PORTAVOR DEL PP PIDE NEUTRALIDAD A SOFIA DE GRECIA PERO SE VE OBLIGADO A MATIZAR

  • El portavoz del PP pide neutralidad a la Reina pero se ve obligado a matizar
  • El Gobierno sale en defensa de doña Sofía y califica su papel como "impecable"
  • El País, 2008-11-01 # C.E. Cué • Madrid / M. González • San Salvador
Sólo una persona se atrevió ayer a romper el pacto de silencio que habían sellado los políticos acerca de las polémicas declaraciones de la Reina sobre los matrimonios gays o la educación religiosa. Y tuvo que desdecirse o matizarse a sí mismo pocas horas después. Se trata de Esteban González Pons, portavoz del PP, que en un arranque de sinceridad señaló en Telemadrid: "Pienso que el principio de neutralidad debe mantenerlo toda la familia real. No me parece bien que la polémica se plantee sobre lo que ha dicho o ha dejado de decir [la Reina]. Es verdad que lo que ha dicho ofende a una parte de los españoles, pero también es verdad que representa lo que piensa la otra mitad".


"El Rey y la Reina son como la bandera, y a la bandera la vemos cumplir con su papel en los actos oficiales, pero no hacer declaraciones no neutrales", insistió Pons, que concluyó: "La Reina es una mujer católica, una mujer de 70 años católica. Y ha dicho lo que piensan muchas mujeres españolas de 70 años y católicas".



El revuelo que se armó fue de tal calibre que pocas horas después, ya en el púlpito de la sede central del PP, en una rueda de prensa, Pons trató de desligarse de sí mismo, criticó el "corta y pega" de "algunos medios digitales" y dijo que por la mañana estaba hablando como diputado, y después, ya como portavoz del partido, no tenía nada que decir sobre el asunto. "Un partido supera con mucho la responsabilidad de quienes lo integran", sentenció para justificar por qué no podía ni siquiera mantener pocas horas después las palabras que él mismo había pronunciado.

Sin embargo, sus declaraciones encendieron la polémica hasta el punto de que Gabriel Elorriaga, su antecesor como responsable de Comunicación y ahora alejado de Mariano Rajoy, aseguró a la agencia Efe que las declaraciones de Pons son "intolerables".


Mientras, el Gobierno mostró su apoyo cerrado a la Reina. La vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, habló de "labor impecable". El presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, subrayó: "La monarquía es una institución extraordinariamente apreciada y valorada por los españoles, y de manera muy singular lo es la Reina. Lo es y lo seguirá siendo", sentenció.