2008/11/02

> Berria: Politika > SOFIA DE GRECIA: "TENER LOS OCHO NIETOS JUNTOS ES DIVERTIDISIMO. CADA UNO TIENE ALGO, SON DIFERENTES"

  • Doña Sofía: “Tener los ocho nietos juntos es divertidísimo. Cada uno tiene algo, son diferentes”
  • La Reina concede una entrevista en la que habla acerca de su familia, su papel como soberana española, sus aficiones y sus sueños
  • Hola, 2008-11-02
Doña Sofía cumple hoy 70 años y con motivo de una fecha tan especial ha querido regalar sinceras y variadas declaraciones a los medios de comunicación, gracias a una entrevista concedida a la Agencia EFE. La Reina habla acerca de su faceta como soberana, de su papel al servicio de España, de sus aficiones y sueños, pero, sobre todo, se recrea hablando de su tesoro más preciado: su familia.


Sorprende una de sus revelaciones más inesperadas, y muy relacionada con una de sus grandes pasiones, la fotografía: "El christmas de hace dos años lo hice yo. Había descubierto el Photoshop. ¡Estaba tan orgullosa de él!... y me lo criticaron. Pero no me importaba nada. Yo estaba orgullosa. Decían que Victoria Federica no tenía brazos...(comenta entre risas), pero los tenía hacia atrás. Lo que pasó es que tenía la foto del Rey y mía con Leonor, así que cogí la del verano anterior en Mallorca con los otros nietos y los coloqué debajo", explica doña Sofía.



Y es que nuestra Reina no puede disimular el amor que siente por sus nietos y cuanto disfruta a su lado. "Tener a los ocho juntos es divertidísimo. Aunque no les consiento y les digo que se miren a sí mismos, que se conozcan para poder conocer a los demás y que piensen en los otros", asegura. De la misma forma, afirma que no tiene preferencia por ninguno. "Cada uno tiene algo, son diferentes", añade.



No obstante, dedica afectuosas palabras a dos de sus nietas. Sobre la infanta Leonor dice que "es preciosa" y que se parece a ella en el corte de la cara. Mientras que acerca de Victoria Federica afirma que "cada vez está más guapa". Próximas como están las Navidades, es inevitable que asocie a los más pequeños con estas entrañables fechas y reconoce: "Los niños de hoy tienen demasiadas cosas y cuando llega la Navidad es la saturación". Recuerda su niñez, durante su exilio en Egipto, y asegura: "Papa Noel me trajo una muñeca. Sólo una, que se llama Elena (y que aún conserva). A mi hermano Constatino le trajo un barco y a mi hermana Irene, un peluche".



Al servicio de los demás

Al margen de su faceta de madre y abuela, la Reina no olvida el lugar privilegiado que ocupa como soberana y afirma: "Lo principal en nuestra vida son los demás. Es ayudar al otro, a mucha gente. Si se puede contribuir, ¡bendito sea Dios! Ése es el valor, y cualquier familia puede tener ese valor.". Desde que se casó con don Juan Carlos, en 1962, no sólo ha ejercido de perfecta esposa, sino que ha sido una inmejorable compañera en su labor como soberano. Además, doña Sofía se adaptó muy pronto a las costumbres y el carácter de los españoles. Ya que según dice, "son muy parecidos a los griegos". Aunque destaca que en su proceso adaptativo, el Rey la ayudó mucho.


A pesar de los sinsabores de su trabajo como reina, se considera afortunada y asume con naturalidad los sacrificios que conlleva su cargo. No echa de menos poder salir a la calle como otra ciudadana cualquiera. "No, no lo añoro. No me hace falta ir de compras. Me siento libre porque he hecho lo que quería hacer (comenta en relación a su status de soberana).



La Corona, siempre la Corona

Recientemente se han publicado tres libros acerca de su persona, con ocasión de su 70 aniversario. Así pues, han trascendido no pocos rasgos de su personalidad, aficiones, opiniones y sueños. Pero en esta nueva entrevista explica algunas de su costumbres, como su pseudovegetarianismo. Admite que come de todo, excepto carne. Reconoce que, igualmente, toma algo de pescado, aunque le es imposible comer animales. La Reina se justifica diciendo: "¡Los adoro!". Por otra parte, es igualmente conocido su amor por la música, las artes, la arqueología y el deporte. Como buena parte de la Familia Real, es una gran aficionada al esquí y a la vela. De hecho, recuerda que participó como suplente en los Juegos Olímpicos celebrados en Roma en 1960.


Al final de su entrevista se centra en su trabajo al servicio de la Corona, que "está por encima de la política" para dar estabilidad. También recalca el apoyo a la cooperación española, que significa "representar a su país y contribuir". "La idea no era sólo estar, sino hacer algo más de lo que es la actividad oficial", explica doña Sofía. Definitivamente, desea conocer el mundo y "ver las diferencias de las personas y sus distintas culturas, las múltiples maneras de vivir y las circunstancias de cada lugar porque dependiendo de dónde se esté se puede hacer más".