2008/10/30

> Komunikatua: Coordinadora Feminista de Donostia > LOS HOMBRES QUE ODIAN A LAS MUJERES

  • Los hombres que odian a las mujeres
  • Coordinadora Feminista de Donostia, 2008-10-30

La semana pasado hubo una violación en el barrio donostiarra de Riberas de Loiola. Las reacciones no se han hecho esperar. Hemos oído comentarios terribles contra los emigrantes y también se ha hablado y mucho de la mala iluminación del barrio.


Posteriormente nos han dado datos de más agresiones machistas en nuestra ciudad. En lo que va de año la Ertzaintza ha practicado 102 arrestos por delitos contra la libertad sexual, que representa un incremento de un 22% más que en el año anterior.


Cinco mujeres han sido asesinadas en Euskal Herria este año. Entre 70 y 90 mujeres son asesinadas, cada año, en el Estado español. Según el Instituto de la Mujer, solo una de cada 8 violaciones de denuncian y se estiman en unas 20.000 anuales, en el Estado español. El Consejo de Europa dice, en el año 2000, que la violencia sexista es la primera causa de invalidez o muerte para las mujeres europeas entre los 16 a 44.


La realidad tajante. Las agresiones machistas se dan dentro y fuera de casa, con luz y sin luz y los agresores son hombres del país o no. Pero todos son hombres que odian a las mujeres.


Hombres que ponen sus deseos, sus miedos y sus miserias por encima de nuestros derechos. Sin embargo es como si se quisiera echar siempre cortinas de humo alrededor de la causa del problema. No es la emigración, no es la precariedad, no es el alcohol, no es el amor, ni la pasión, ni la oscuridad. Son hombres que odian a las mujeres.


Por supuesto que hay que iluminar los barrios, hay que eliminar los puntos negros de la ciudad. Pero la oscuridad no es lo que nos asusta, sino lo que puede estar agazapado en la oscuridad. Los hombres que odian a las mujeres.


A raiz de esta violación ocurrida el pasado sábado han salido a la luz pública datos que desconocíamos y que tenemos que conocer. Queremos transparencia e información de las agresiones machistas. Queremos saber también quiénes son los agresores.


Sabemos que la mayoría de las violaciones y agresiones no se denuncian. Precisamente por eso es indispensable, urgente, facilitar al máximo el trámite de la denuncia por parte de la mujer agredida. Eliminar cualquier obstáculo.


No somos alarmistas. No es que las agresiones vayan en aumento, lo que pasa que se denuncian más. Que son cada vez más las mujeres que denuncian a sus agresores. Reivindicamos nuestro derecho a vivir y a disfrutar en libertad de nuestros derechos. Necesitamos un mundo diferente, tenemos que educarnos en unos valores diferentes. Necesitamos acabar con el machismo, con esos hombres que nos odian, que nos agreden, que nos matan. No queremos estar denunciando agresiones toda la vida. Queremos que se acaben. Ni una más.

Toda nuestra solidaridad para las mujeres agredidas. Todas lo hemos sido alguna vez. Pero, por encima de todo esto, está nuestra vida y nuestra libertad, nuestros deseos y nuestras ilusiones. Nuestro derecho a vivir sin miedo. La calle y la noche también son nuestras.