2008/12/22

> Iritzia: Ana Cañil > EL CAMINO SIN GIRASOLES DE ROUCO

  • El camino sin girasoles de Rouco
  • Público, 2008-12-22 # Ana Cañil • Subdirectora de soitu.com
Dos de las películas candidatas a los Goya –Los girasoles ciegos de José Luis Cuerda y Camino de Javier Fesser– tienen como temática de fondo la Iglesia católica. En Los girasoles, la actitud de un cura anuncia lo peor de lo que sería luego la comunión Iglesia-franquismo. La película de Fesser desvela la iluminación más dañina del Opus Dei.

La Iglesia que nos bautizó y nos educó lo impregna todo. Ahí están roces como los crucifijos en la escuela pública o la jura de los ministros ante la cruz. Han pasado 30 años desde que se aprobó la Constitución aconfesional, pero la cuestión religiosa –junto con la reforma agraria, la desigualdad y la cuestión territorial– subyace en nuestras vidas, a veces como una herida en carne viva.

La reforma agraria pasó a segundo plano –la gente se fue del campo– y la conciencia sobre las desigualdades está anestesiada, de momento, pero permanecen vivas la cuestión territorial y la religiosa. Sobre la primera, las siglas ETA lo dicen a bombazos.

La bronca por la “Eucaristía por las familias cristianas” montada por el cardenal Rouco, con la anunciada ausencia del ex presidente de la Conferencia Episcopal Ricardo Blázquez –pensar que se le considera progre– frente a la omnipresencia de los kikos, esa facción que hasta al Opus pone de los nervios, denota cuál es la senda escogida por Rouco y su gente. En el siglo XXI las posiciones inquisitoriales y sectarias siguen primando sobre la tolerancia.

Por eso, porque en lo más íntimo de muchos de los españolitos bautizados, que fuimos a colegios religiosos, que nos inculcaron esos prejuicios que anidan bajo nuestra dermis, por el daño y la intolerancia, por eso y mucho más –además de por los méritos técnicos– las obras de Cuerda y de Fesser son candidatas a la mejor película.