2008/11/03

> Berria: Ezkontza > ESTADOS UNIDOS: EL REFERENDUM SOBRE EL MATRIMONIO HOMOSEXUAL, PROTAGONISTA EN CALIFORNIA

  • El referéndum sobre las bodas gays robará protagonismo a Obama en California
  • El Periódico de Aragón, 2008-11-03 # EFE
California será nuevamente feudo demócrata en las elecciones presidenciales de este martes y, salvo sorpresa monumental, Barack Obama se impondrá en este importante estado donde la consulta el mismo día sobre el matrimonio gay le robará parte del protagonismo.

El aspirante demócrata a la Casa Blanca ha liderado las encuestas californianas desde el primer momento. Su diferencia, lejos de acortarse, se ha ampliado de forma paulatina hasta otorgarle una ventaja de más de 20 puntos porcentuales sobre el candidato republicano John McCain, según los últimos sondeos de octubre.

La mayoría de los votantes registrados aseguró que dará su respaldo al candidato demócrata en la carrera a la Casa Blanca, tal y como ha sucedido en California de forma consecutiva desde 1992.

Bill Clinton -por dos veces-, Al Gore y John Kerry obtuvieron los 55 votos electorales de este estado, el que más otorga de EEUU para el computo final del nombramiento del presidente, que requiere una mayoría de 270 votos.

Uno de los núcleos más importantes de apoyo al Partido Demócrata en California es Hollywood y de nuevo en esta ocasión la mayoría de celebridades del celuloide se han decantado por el candidato liberal.

Directores como Steven Spielberg y actores como George Clooney, Susan Sarandon, Tim Robins, Tom Hanks o Samuel L. Jackson fueron algunos de los que dieron un paso al frente en apoyo de Obama, y varios incluso contribuyeron económicamente a su campaña, frente a colegas como Silvester Stallone o Robert Duvall que han apostado por McCain

Pero pese a su clara predisposición liberal, en asuntos estatales los californianos han optado por un gobernador republicano, Arnold Schwarzenegger, que está en su segundo mandato.

El estado ha sido una mina de figuras para ese partido, como los ex presidentes Richard Nixon o Ronald Reagan, quien se consagró a la política en esta jurisdicción.

Un pasado conservador que con los años ha ido perdiendo seguidores, prueba de ello es que el número de votantes republicanos registrados para estos comicios es el más bajo de las últimas décadas, un 32,3 por ciento del total, por un 43,9 por ciento de demócratas, cuyas cifras siguen subiendo.

No es de extrañar que los conservadores, reticentes por la transformación social que se está produciendo y en vista de su pérdida de representación política, hayan promovido al mismo tiempo una consulta popular para intentar que se apruebe una enmienda a la Constitución del Estado que prohíba el matrimonio entre homosexuales.

Las bodas gays, que se celebran desde junio en este estado por decisión de la Corte Suprema, están simbolizando la confrontación de la California tradicional con la liberal, lo que tiene reflejo en la intención de voto en las presidenciales.

La polarización ideológica respecto a este tema es evidente a la vista de las encuestas. Más de un 80 por ciento de los partidarios de McCain se pronunciaron a favor de aprobar el 4 de noviembre la conocida como Propuesta 8, que enmendaría la Constitución estatal para definir matrimonio sólo el enlace entre un hombre y una mujer.

De los declarados votantes de Obama, más de un 70 por ciento se mostraron contrarios a impedir que las parejas del mismo sexo puedan casarse.

Sin embargo, el previsible aumento de los mensajes a favor y en contra de esta propuesta tendrá menos efecto del esperado.

Casi el 50 por ciento de los 16 millones de electores se registraron este año para votar por correo, un derecho que ya han tenido que ejercer y que ha supuesto un porcentaje sin precedentes en este estado. A ello hay que sumar los miles de ciudadanos que han optado por acudir a las urnas anticipadamente.

El hecho de que el 4 de noviembre sea un día laborable y la expectación despertada por estos comicios motivaron el voto adelantado para evitar problemas de última hora.

Una circunstancia que ha generado colas inesperadas de más de una hora en algunos colegios electorales donde la recepción de votos se ha unido al procesamiento de nuevos registros.