2008/11/03

> Berria: Indarkeria > CATALUNYA: RASTREAN LOS ORDENADORES DONDE CHATEABAN LA ADOLESCENTE ASESINADA Y LOS DOS DETENIDOS

  • Rastrean los ordenadores donde «chateaban» la adolescente asesinada y los dos detenidos
  • ABC, 2008-11-03 # María José Franco • Barcelona
«Ha sido un doble crimen, lo que han hecho con esa chica». Consternado, un vecino hablaba así de lo ocurrido en Ripollet, una población cercana a Barcelona donde dos muchachos de 14 años supuestamente asesinaron a una amiga o conocida de la misma edad. Se refería este hombre a que los agresores no se contentaron con matarla de una cuchillada en el cuello y heridas de arma blanca por todo el cuerpo, sino que después golpearon a la muchacha con un palo hasta destrozarle la cara.

Un crimen para el que nadie encuentra explicación, pero del que se han autoinculpado los dos chicos detenidos en sus declaraciones ante los Mossos d´Esquadra, que los puso en manos de la Fiscalía de Menores y que se encuentran ya en sendos centros de internamiento.

Trascendió el sábado a última hora de la tarde. El cadáver de una menor de 14 años había aparecido de madrugada junto a un descampado de Ripollet. Un hombre que paseaba por la zona se dio de bruces con el cuerpo de la adolescente, quien tenía la cara envuelta en sangre, y avisó a los Mossos d´Esquadra.

La chica todavía conservaba un hálito de vida, pero los servicios de emergencia que llegaron en su ayuda no pudieron salvarla. Tenía una cuchillada en el cuello que le afectó a la yugular y por la que se desangró, además de las heridas por todo el cuerpo. Murió poco después.

Zapatillas de estar por casa
Según los primeros datos que se fueron conociendo, la víctima vivía muy cerca del lugar donde fue asesinada y llevaba ropa y zapatillas de estar por casa, lo que hizo pensar que salió de su domicilio un momento para encontrarse con alguien conocido. Este extremo se confirmó unas horas después, cuando se supo que los Mossos d´Esquadra habían detenido a dos adolescentes, también de 14 años, en relación con estos hechos.

Ambos viven en Ripollet y ayer vecinos de esta población afirmaban: «Dicen que no son de fuera, que son de aquí y que son buenos chicos. No sé...».

La Policía de la Generalitat investiga lo ocurrido y, hasta el momento, nada ha trascendido sobre qué llevó a los dos presuntos homicidas a matar a la chica y a ensañarse con ella de esa manera. Los dos menores se autoinculparon en sus declaraciones, pese a no estaba claro el papel de cada uno y su grado de participación en la agresión. Al parecer, uno de ellos habría llevado la voz cantante, o al menos así lo mantenía el otro chico, que intentaba desvincularse del crimen. Según indicaron fuentes judiciales, este último manifestó que él «sólo miraba».

La Policía no confirmó la autoinculpación ni otros detalles, como que los investigadores disponen de ropa manchada de sangre que está siendo estudiada y que puede ayudar en el esclarecimiento del caso, si bien la autoinculpación de los chicos no es poco. Los Mossos d´Esquadra habrían encontrado los utensilios utilizados para matar a la adolescente: el arma blanca y el palo con el que la golpearon con saña.

Falta por aclarar también la relación entre los tres muchachos. Se sabe que se conocían y que uno de ellos podía tenía una relación con la adolescente. «Chateaban». Por eso será de gran utilidad el rastreo de los ordenadores de los tres, que ya están en manos de los agentes que llevan a cabo la investigación. No se sabe si antes de que la chica bajara a la calle -según algunos vecinos, los presuntos homicidas la llamaron por el interfono-, habían estado en contacto informático. Será también importante conocer el contenido de los mensajes y si antes de ocurrir el crimen discutieron por algún motivo. Hay quien afirmaba en Ripollet que la chica y sus agresores mantuvieron una pelea al encontrarse.

Tras tomarles declaración, los Mossos pasaron a los dos chicos a disposición de la Fiscalía de Menores, que para decidir sobre el futuro inmediato de los presuntos homicidas y su ingreso en un centro de menores de la Generalitat. Los muchachos prestaron declaración judicial durante la tarde, cuando fueron también examinados por psicólogos para valorar su estado mental.

La fiscal de Menores pidió el internamiento cautelar de los agresores durante seis meses, y la juez de guardia de Cerdanyola del Vall_s ordenó esa medida. Ayer mismo, los chicos ingresaron en dos centros de régimen cerrado, uno situado en Barcelona ciudad y el otro en una población de la provincia. Los menores permanecerán internados al menos mientras dure la instrucción judicial del caso.

Ataque de ansiedad
La adolescente asesinada vivía en el barrio de Can Mas de Ripollet con su madre, su padrastro y un hermano, según explicaron vecinos a la agencia Europa Press. El asesinato ha consternado a todos: a la familia de la chica, a la de los presuntos agresores y a la población. Pertenecían a entornos familiares que, según algunas fuentes, pueden considerarse «normales». Ante el domicilio de la víctima se apostó ayer una ambulancia durante un rato, ya que la madre sufría un ataque de ansiedad.

Vecinos de Can Mas aprovecharon lo ocurrido para denunciar que el barrio no es demasiado tranquilo y que no son infrecuentes las peleas, si bien, según dijeron, suelen estar protagonizadas por bandas de chicos de diferentes procedencias. La comisaría de los Mossos d´Esquadra en Ripollet se encuentra cerca de donde ocurrieron los hechos.