2008/11/03

> Berria: Politika > PILAR RAHOLA: "LAS FRASES DE LA REINA SON UNA PRESION DE SECTORES COMO EL OPUS"

  • “Urbano no fue escogida al azar”
  • Pilar Rahola a El Plural: “Las frases de la Reina son una presión de sectores como el Opus sobre el sistema parlamentario”
  • El Plural, 2008-11-03 # Andrés Villena Oliver
El libro de Pilar Urbano, “La Reina, muy de cerca”, que se ha convertido ya en todo un éxito de ventas, sigue levantando polémica debido a la trascendencia de lo allí declarado por Doña Sofía. Mientras la indignación cunde en muchos sectores sociales, algunos analistas comienzan a manejar la hipótesis de una posible conjura de grupos conservadores en contra de determinadas leyes y materias aún en el aire en la política española. ¿Podría estar el Opus Dei, con el beneplácito de Doña Sofía, detrás de este potente mensaje lanzado a la sociedad? Pilar Rahola ofrece un enfoque cuyo interés despierta una cierta inquietud de cara a lo que pueda pasar en el futuro.

Fue en el programa La Noria de Telecinco, del sábado por la noche, donde emergió, por primera vez y de manera nítida, la cuestión. La periodista Pilar Rahola quiso saber lo que algunos se habían preguntado en silencio. ¿Le había colado el Opus Dei un gol a la Monarquía con la publicación de estas afirmaciones? Aunque Urbano, numeraria del Opus desde hace cuatros décadas, cortó en seco lo que podría haber sido un debate complejo e incómodo, Rahola reflexiona para El Plural lo que son, dadas las circunstancias, algo más que unas meras especulaciones.


Nada es casual
La columnista de La Vanguardia y colaboradora de varios programas de radio y de televisión, se muestra clara y certera desde un primer momento, invitándonos a huir de toda ingenuidad en el planteamiento de la cuestión: “Lo primero que hay que recordar es que la Reina es una profesional. Es un libro que ha sido pensado y trabajado intensamente. Es impensable que nada de esto se le haya escapado. Todo es premeditado: la Reina quiere que se sepan estas opiniones sobre estos temas candentes”.

Materias candentes
Y es que, en efecto, “la Realeza no da puntada sin hilo”. Es algo más que curioso que los temas sobre los que Doña Sofía se muestra especialmente sincera sean aquellos que coinciden con cierta corriente de opinión católica radical en España: “Ha habido una voluntad muy fuerte de jugar con estos temas. La Reina se compromete en el decálogo de temas de la derecha católica más tradicionalista y ultra: matrimonios gays, aborto, eutanasia, divorcio, etc”.

No es un chascarrillo
Un posicionamiento que, lejos de ser una anécdota para olvidar, revela una importancia política fenomenal. De ahí que, contando con la pertenencia al Opus Dei de la autora del libro, no sea muy difícil entrever un mensaje de un determinado sector de la sociedad: “Las coincidencias son perversas. Pilar Urbano no fue escogida al azar y en el entorno de la Reina hay miembros del Opus Dei”. Concretamente –conviene puntualizar- su secretaria personal es miembro de la Prelatura fundada por Escrivá de Balaguer.

Un acto de fuerza
“La Reina podría haber pertenecido perfectamente al Opus Dei, dada su extracción tradicionalista católica. Yo creo que el Opus Dei ha querido hacer un acto de fuerza ante la democracia y el sistema parlamentario. Hay, pues, una voluntad muy severa de presión por parte de ciertos poderes fácticos, con el beneplácito de Doña Sofía”, subraya Rahola en su conversación con El Plural.

La clave
Se trata de un sector alérgico a todo progresismo, de raíz reaccionaria, en el cual cabe incluir a la Obra, que es el mismo o similar que viene ejerciendo una permanente campaña de propaganda en los últimos años contra un Gobierno, el de Zapatero, que ha propiciado cambios en muchos aspectos sociales. Rahola, en este sentido, se muestra clara y diáfana: “Este sector se ha tenido que comer en muy poco tiempo muchas cosas: matrimonios homosexuales, debate sobre aborto y eutanasia… Es un shock para ellos brutal. Hay desde hace mucho tiempo un sonoro cabreo y están agotados, hartos. Y la Reina, por supuesto, estaba expuesta a todo ese hartazgo y cabreo, de ahí esta respuesta”.


Impactantes reformas
La clave de este movimiento nos llevaría de nuevo, a 2004 y a la vuelta al poder del Partido Socialista, con sus primeras e impactantes reformas: “En muchos aspectos soy muy crítica con Zapatero, pero su era ha sido la de la consolidación de los derechos civiles en este país. De estar en la cola de Europa hemos pasado a estar en la cabeza. En este sentido, este presidente ha dejado legado para la historia: tolerancia, civilidad, derechos, etc. Zapatero ha sido muy importante. Al Rey esto le ha ido bien, pero a la Reina le ha molestado, por ser católica tradicionalista”.

Una “injerencia”
De ahí que tales cambios, interpretados por estos sectores conservadores como provocaciones, hayan llevado a una campaña de propaganda tan fuerte en contra del Ejecutivo y sus iniciativas parlamentarias. La publicación de las opiniones de la Reina supondrían un salto cualitativo, pero un paso más en este proceso, asegura Rahola: “Hay una voluntad de dar un golpe de fuerza a través de un altavoz muy potente, como es la Reina, que puede tener mucha influencia sobre elementos de la judicatura. Hay que recordar que la ley de los matrimonios homosexuales está recurrida por el PP en el Tribunal Constitucional. Es toda una injerencia la irrupción de estas opiniones en estos temas tratados en el Parlamento, una ofensiva de esta derecha católica en contra de los derechos civiles”.

Un futuro interesante
Resulta inquietante pensar, en este sentido, que, después de estas declaraciones: “Nadie va a estar tan tranquilo como estaba. Ni siquiera los jueces van a juzgar de la misma forma”. “Ni el PP ni el PSOE se podían imaginar un golpe de efecto de la Reina. Ellos pensaban que la Monarquía estaba atada y bien atada. Pero la Reina no lo está”.

Un antes y un después
Cabe preguntarse sobre si, tras esta publicación, la institución monárquica se resentirá, a lo que Rahola sentencia que “esto es un antes y un después”. Y precisa: “Antes del libro, la Reina podía ser vista por todos como su representante. Hoy la Reina está más cerca de los que piensan como ella que del resto”. Señala: “De ahí el posible enfado del Rey, un liberal, que está muy por encima de esas posiciones”. Subraya: “Tenemos ahora una Monarquía menos consensuable, un posible cisma en la pareja real y un reto a las leyes pendientes”.

Posiciones “republicanas”
Para esta periodista, este movimiento podría producir un efecto inesperado, además: “La Reina ha hecho un gesto público a favor de gentes de pensamiento católico integrista y ha hecho un flaco favor a la Monarquía. Son declaraciones en contra de la Corona como institución, entendida como consenso, como imparcialidad por encima de las leyes. Estas frases crean un malestar considerable. Paradójicamente, perjudican a la Monarquía. La Reina, en este caso, ha hecho más de militante del catolicismo conservador que de Reina”.