2008/08/08

> Berria: Homofobia > CANADA: LA "IGLESIA DEL ODIO" APLAUDIRA EL ASESINATO DE UN JOVEN DECAPITADO DURANTE SU FUNERAL

  • La "iglesia del odio" aplaudirá el asesinato de un joven decapitado durante su funeral
  • Metro, 2008-08-08

Un polémico movimiento religioso estadounidense conocido como la "iglesia del odio" tiene previsto acudir el sábado en Canadá al funeral de Tim McLean, el joven decapitado en un autobús por un compañero de viaje, y aplaudir su asesinato como un "acto de Dios".


La planeada protesta de la Iglesia Baptista Westboro, también conocida como la "iglesia del odio", parece estar relacionada con el hecho de que los matrimonios homosexuales son legales en Canadá.


En su página de internet, el grupo advierte sobre su presencia en Canadá y explica: "¿No has leído como Dios ha enviado entre vosotros a un extraño monstruo, como Jason de (la película) 'Viernes 13', para cortar y decapitar sus vecinos?".


Y añade a continuación: "¡vosotros, hipócritas del 'Oh, Canadá' (el himno nacional), la tierra de los malditos sodomitas!".


El movimiento ha ganado notoriedad en los últimos años por las protestas que ha efectuado durante los entierros de soldados estadounidenses muertos en Irak.


Sus integrantes, alrededor de un centenar de personas en su mayor parte ligadas por lazos familiares, consideran que la muerte de los soldados es obra de Dios en castigo por la permisividad de Estados Unidos hacia los homosexuales.


El grupo utiliza como eslogan la frase "Dios odia a los maricones".


En una entrevista a la televisión canadiense CTV, la hija del fundador de la Iglesia Baptista Westboro, Shirley Phelps-Roper, justificó que el grupo tenga planeado protestar durante el funeral de McLean al decir que el joven mantenía "un estilo de vida asqueroso".


"Dios nos ha mandado un regalo" con la brutal muerte del joven canadiense, dijo Phelps-Roper, quien añadió que McLean merecía su destino.


La televisión se negó a revelar muchos de los ofensivos calificativos que Phelps-Roper lanzó contra el fallecido.


Por su parte, la activista religiosa reconoció que nunca había tenido noticias de McLean antes de su muerte, pero puntualizó que no necesita saber nada más.


La muerte de McLean ha ganado notoriedad internacional por los brutales detalles de su asesinato.


McLean, de 22 años y calificado por amigos y familiares como un joven modélico, regresaba el pasado 30 de julio en un autobús de la compañía Greyhound a su hogar en la ciudad canadiense de Winnipeg cuando fue supuestamente atacado por Vince Weiguang Li, de 40 años.


Los otros pasajeros del autobús han declarado que Weiguang repentinamente atacó a McLean mientras éste dormía en su asiento con un cuchillo de montaña de grandes dimensiones.


Después de que el conductor del autobús parase y los pasajeros abandonasen despavoridos el vehículo, Weiguang permaneció varias horas en el interior despedazando a su víctima.


El juez que se ha hecho cargo del caso ha ordenado el examen psicológico de Weiguang para saber si está en condiciones de ser procesado.


La protesta de la Iglesia Baptista Westboro no es la única polémica que ha seguido al asesinato de McLean.


El grupo estadounidense en favor de los derechos de los animales PETA colocó en su página de internet un anuncio en el que comparaba de forma gráfica el asesinato de McLean con lo que padecen los animales sacrificados para consumo humano.


PETA tenía pensado publicar el anuncio en el periódico de una ciudad situada a 20 kilómetros de donde el joven fue asesinado.